Leonardo León

Coordinadora Conciencia Crítica

(Las opiniones expresadas aquí no representan la opinión mayoritaria de la Coordinadora)

El tema de la inconstitucionalidad del referendo reeleccionista puede dar cabida a muchas interpretaciones y las reacciones pueden ser muy diversas las cuales pueden dar origen a grandes y prolongados debates.

El hecho en sí de que no haya posibilidad legal de un nuevo mandato del señor Uribe realmente no puede considerarse una victoria teniendo en cuenta que el proyecto autoritario y mafioso que encarna está completamente vivo, así sea que muchos de sus amigos e incluso familiares se encuentren en la cárcel o a las puertas de la misma,  representado principalmente en el fascista Santos quien desde hace años ha querido a toda costa hacerse con el poder incluso por medio de un golpe de estado a Samper aunque Arias también está dispuesto a suceder al “doctor Varito” pero con posibilidades muy remotas dada su evidente deficiencia de conexiones neuronales.

Por otro lado, la sentencia de la Corte llega en un momento en que la popularidad de quien habita la Casa de Nariño está por el suelo al no poder lograr manipular el tema de la “emergencia social” a su favor dado que hay medios de comunicación, como Caracol, que son como las ratas que están saltando del barco a punto de hundirse hacia otros como Vargas Lleras que representa lo mismo pero sin tanto escándalo, medios que no han defendido a cabalidad al dictadorzuelo porque creen que ya no les sirve a sus propios intereses económicos porque la imagen internacional del gobierno está muy mal e incluso aislado por sus acciones y decisiones. Además a la movilización popular que ha sido una constante todos estos años a pesar de las enormes dificultades, se le han sumado sectores que habían permanecido apáticos pero que no soportaron el escándalo de no poder tener un sistema de salud remotamente decente con lo que empiezan a abrir los ojos quizás ya demasiado tarde.

Es por lo anterior que no hay realmente razones para estar muy felices viendo posibilidades reales de que el referendo pudiera haber sido derrotado en las calles y en las urnas sumado al hecho de que ninguno de los candidatos presidenciales en contienda representan un verdadero cambio hacia una sociedad menos inequitativa y que de una u otra forma proponen mantener algunas de las cosas actuales como la mal llamada “seguridad democrática” ya que las mayorías aun creen que en verdad les garantiza seguridad a pesar de lo evidente de la gran violencia que se registra en las ciudades y que no es para todo el mundo, no pudiendo avizorar que se diseñó para garantizar de cualquier manera (usualmente sanguinaria) la explotación indiscriminada de los recursos naturales y de los trabajadores por parte del gran capital nacional y multinacional. Esto debido tanto a razones electorales como a los intereses que defienden.

A pesar de la fragmentación en que hoy se encuentra la derecha y con mayor razón por la caída del referendo, la izquierda no tiene siquiera un candidato que represente un nuevo país, situación que hubiera sido muy diferente si se pudiera generar un proceso amplio y masivo de movilización popular en estos momentos, hecho facilitado bajo la unidad de la lucha contra la reelección. No nos podemos engañar, la Corte Constitucional no tumbó el referendo porque defienda realmente los intereses del pueblo, las razones están entre la decadencia del régimen, las conveniencias particulares de los poderes económicos representados en algunos candidatos, las manifestaciones sociales y el saber de que muy probablemente el referendo fracasaría en las urnas lo que supone una salida  digna que de ninguna manera Uribe merece y que no podemos permitir

Pero no todo es malo: Primero da un fresco el hecho de saber de una vez que ese señor no va más, que a pesar de la combinación de todas las formas de hacer terrorismo de estado no pudo desarticular ni vencer el movimiento popular, también el hecho de que la Corte Penal Internacional seguramente lo está esperando para pagar todo lo que ha hecho y que hay que agitar para que esto sea un hecho muy pronto.

Queda abierto el debate.

Anuncios