Ya que el señor Uribe se va, es bueno recordar un poco como se combina la seguridad democrática y la política para las universidades.

Hoy aquí el caso de la Universidad de Caldas. Grabado en gran parte por sus protagonistas, los policías.

Anuncios