Libardo Gómez Sánchez, Diario del Huila, Neiva, abril 5 de 2010
Tomado de http://www.moir.org.co

La obra de Homero que relata como los Aqueos luego de mantener por diez años el asedio a la ciudad de Troya debieron recurrir al ardid de construir un gigantesco artefacto en madera con figura de caballo, al que grabaron una nota de agradecimiento a la diosa Atenea por su regreso a casa con el propósito de que los asediados lo consideraran un tributo y lo introdujeran a la ciudad como botín de guerra, para que en la oscuridad de la noche un grupo de guerreros alojados en el interior del caballo franquearan las puertas de la ciudad y facilitaran el ingreso de los invasores y la derrota de sus enemigos.

Esta hábil estratagema de presentar con una apariencia diferente a la verdadera algo para vencer a los contradictores es tan viejo como la humanidad misma y ha sido empleada en diferentes actividades cuando hay una disputa y resulta especialmente útil en la contienda política.

La carrera presidencial que se vive en Colombia fue precedida por las elecciones parlamentarias en donde fue notorio el esfuerzo de los sectores afectos al actual gobierno comenzando por el propio presidente por presentar, contra toda evidencia, a la oposición que encarna el Polo Democrático Alternativo como un apéndice de Chávez y de la guerrilla colombiana en clara intención de reducir sus alcances electorales y despejar el camino a las organizaciones políticas que respaldan la gestión de Álvaro Uribe Vélez. Esta estrategia estuvo acompañada de una persistente cruzada mediática en la que se presentaban los diferentes problemas que aquejan a la ciudad capital como la consecuencia de desaciertos, ciertos o falsos, de la administración del Alcalde del Polo Samuel Moreno. Completa la triada de factores dispuestos para mermar a la oposición el manejo que los medios han dado a la propuesta que encarna el denominado Partido Verde al que presentan como una oposición mesurada, reflexiva y propositiva de conformidad con el lenguaje de moda. Aquí se devela la estrategia del caballo de Troya, se pretende que un candidato con ropaje de “independiente” se apropie del voto de opinión con el que el Polo podría llegar a la segunda vuelta presidencial, mostrándolo como algo similar pero más sintonizado con un cambio en el que todo siga igual.

Un adagio popular reza que a la gente hay que juzgarla por lo que hace y no únicamente por lo que dice. Al escrutar ambos aspectos en los voceros del partido Verde y particularmente en quien resultara ganador de su consulta interna y candidato presidencial Antanas Mockus, tenemos que concluir en que representan a la más pura estirpe Neoliberal, defensores de la Seguridad Democrática, la Confianza Inversionista y hasta la presencia de Bases Norteamericanas como lo confesara este último en reciente debate televisivo.

Avispados e ingenuos insisten en presentar a Mockus como contrario a las prácticas de los políticos al mando a pesar de que como Alcalde adelantó políticas contrarias al interés nacional como la entrega de la Empresa de Energía Eléctrica al capital privado. La decencia no tiene que ver únicamente con los buenos modales. Cuando se trata del destino de los pueblos fundamentalmente tiene que ver con la protección de su Soberanía, la defensa del desarrollo nacional, el trabajo y el amparo de sus derechos sociales, económicos y democráticos. Que los convencidos de la urgencia de una transformación real de la nación no resultemos como los troyanos cayendo en la trampa.

Anuncios