Mockus, un hombre del neoliberalismo, del libre comercio, de las privatizaciones, partidario de las políticas del FMI
Jorge Enrique Robledo en el programa radial Hora 20, de Caracol Básica, dirigido por Néstor Morales, 8 de abril de 2010 (aparte en torno al tema del ascenso de Mockus en las encuestas).

Jorge Enrique Robledo. Es evidente que hay un alza importante de Antanas Mockus en las encuestas. Pienso que es un hecho indiscutible y sobre él caben muchas explicaciones en las que no vale la pena detenerse. La pregunta clave es si se va a sostener o no. Faltan todavía cincuenta días y cincuenta días en Colombia son un montón de tiempo. Vamos a ver qué pasa allí. Hay factores que lo han favorecido, uno de ellos, que los medios de comunicación le ayudaron bastante en la consulta. También le ayuda la unidad con Fajardo. Pero es una campaña que a mi juicio adolece de una debilidad estratégica. Está montada sobre un discursito ético bastante elemental, de que si uno se encuentra una plata encima de un asiento no se la debe llevar y, claro, quién no va a estar de acuerdo. Pero aquí va a empezar un debate más de fondo. Qué es Antanas Mockus, qué puntos de vista representa.

Es evidente que él se está nutriendo de votos que hace cuatro años fueron a favor de Carlos Gaviria. Y me pregunto: ¿sí son lo mismo Mockus y Gaviria? ¿Serán siquiera parecidos? ¿Son intercambiables sus puntos de vista?

Antanas Mockus decía ayer con toda razón que con el Polo no puede haber acuerdo, cosa en la que yo estoy de acuerdo, porque, precisa él, “pensamos un poco distinto en temas claves”. No un poco distinto, añadiría yo, sino profundamente distinto. Quien se tome el trabajo, y a esto llamo a los colombianos y particularmente a los jóvenes, de estudiar cuál es el fondo de Antanas Mockus, además de su discurso ético, encontrará que es un hombre del neoliberalismo, del libre comercio, de las privatizaciones, un hombre partidario de las políticas del Fondo Monetario Internacional, un hombre del establecimiento. Podría hacer alianza muy bien con Germán Vargas Lleras o con Juan Manuel Santos en los asuntos de fondo de la vida nacional. Eso hay que develarlo y explicarlo. Y no lo estoy diciendo ni siquiera en tono de crítica, sino en tono de información. Necesitamos que los colombianos lo diseccionen y diseccionen también a sus escuderos. ¿No es el doctor Peñalosa un hombre del establecimiento neoliberal y del libre comercio? ¿No lo es Fajardo en el mismo sentido? ¿No llegó al mismo sitio el doctor Luis Eduardo Garzón, saliéndose del Polo precisamente por eso? Pienso entonces que cuando arranque la discusión de fondo y cuando empiece a aclararse quién es Antanas Mockus, la gente va a comenzar a percibir que se trata de algo más complejo y que el PDA no es intercambiable con Mockus. Es que aquí hay veinte millones de personas aguantando hambre.

Acaba Mockus de respaldar los decretos de la emergencia social, en momentos en que hay física indignación en el mundo de la medicina colombiana. Cómo es posible que uno se presente como el hombre de la renovación y el cambio y respalde un engendro como este. Aquí el debate apenas está empezando y por supuesto que estos son mis argumentos. Otros sacarán los amigos de Santos y las demás campañas y empezará a quedar en claro si Antanas Mockus va a resistir, no la parte light del debate –el verde es un color muy bonito, nos montamos o nos bajamos de la bicicleta–, sino la sustancial. Y falta ver qué puede suceder.

Néstor Morales: Se me hace, senador Robledo, que a usted le parece que el problema de la ética es menor.

Jorge Enrique Robledo. No, no me parece menor. Lo que pasa es que en política, Néstor, hay dos cosas, los problemas de la forma y los problemas del contenido. Los de la forma son importantísimos, porque se relacionan con la democracia. Lo de la ética es eso. Al que compra los votos hay que repudiarlo de manera enfática, pues comete un atentado contra la democracia. Y estoy en contra por supuesto de cualquier forma de corrupción, pero con ser honrado no basta. Si un tipo muy honrado aprueba el TLC de Colombia con la Unión Europea, lanza a la ruina a 470 mil lecheros. El doctor Mockus puede ser muy honrado, pero si respalda los decretos de la emergencia social, está cometiendo un atentado contra la salud de los colombianos. No desprecio la ética, pero no acepto que solo se discuta sobre la forma de hacer política. No, también hay que discutir sobre el contenido.

Néstor Morales. Como se hizo en el pasado debate por la televisión.

Jorge Enrique Robledo. La única manera de hacer debates no es por televisión, también deben librarlos los equipos de la campaña. En el caso del Polo, nosotros vamos a entrarle a fondo. Por ejemplo, al estudiantado colombiano nos interesa dejarle claro que el señor Antanas Mockus fue el rector que empezó en Colombia la privatización de la educación pública. Hay que explicarlo y que el doctor Antanas Mockus diga si le gusta o no esa política. Y lo mismo supongo yo que vaya a hacer Germán Vargas Lleras con otras contradicciones que hay, y nosotros frente a Santos y frente a todo el mundo, porque ese es el debate, así no se dé en los medios de comunicación.

Néstor Morales: no porque sea en los medios, pero sí debe ser una confrontación de ideas o por lo menos teórica.

Jorge Enrique Robledo. Debemos hacer el esfuerzo para que sea así. Que la gente vote por lo que quiera, pero aclarémosle quién es quién. Para muchos es más importante el color de la corbata o el número de zapatos que tiene en el clóset, que las ideas fundamentales. Voy a utilizar una palabra brusca: es una especie de estafa al ciudadano.

Néstor Morales: ¿Hay confusión?

Jorge Enrique Robledo. Este es un pueblo que está muy confundido, yo he venido sosteniendo eso, tan confundido que están ganando los uribistas. Pero pretender que está todo definido y que aquí ya no hay debate y que esto se terminó y que las encuestas lo definen todo, yo sí me resisto a creerlo. Quiero insistir en que hay unos equipos políticos dispuestos al debate político y falta por ver qué tanto impacten, qué hechos nuevos se presenten. Hay además declaraciones que pueden resultar equivocadas. En Colombia 50 días son una cantidad de tiempo y nadie sabe cómo llegue a comportarse el electorado. Hace ocho días era completamente distinto. Hoy todo ha cambiado. ¿Quién puede asegurar entonces que no va a pasar nada de aquí al 30 de mayo?

Néstor Morales: ¿Y ante el planteamiento de Petro de acercarse a Mockus en ocasiones anteriores?

Jorge Enrique Robledo. Eso no cambiaría el análisis sobre la naturaleza de Mockus. Como cualquiera de nosotros, Mockus tiene una naturaleza buena, regular o mala o como se quiera decir, con independencia de con quién haya coqueteado. No tiene nada que ver, si ese es el problema que se plantea aquí.

Néstor Morales. Debe de ser que Petro no lo ve tan diferente.

Jorge Enrique Robledo. No. Petro ha estado explicando que Mockus está lejísimos de nosotros. Porque además es un asunto programático. El programa de Mockus y el del Polo…

Néstor Morales. Petro está hablando de Mockus ¿hace un año, dos años?

Jorge Enrique Robledo. Gustavo Petro propuso desde hace rato un acuerdo programático de unidad, que fue incluso objeto de debate en el Polo. La propuesta no prosperó, en buena medida porque programáticamente las distancias son muy grandes, como el propio Mockus lo reconoce cuando dice que “pensamos un poco distinto en temas claves”. Diría de nuevo que no es un poco sino mucho. Tengo aquí el programa de Mockus y me conozco de memoria el programa del Polo y sé que las distancias son inmensas. Se lo estoy simplemente informando a los colombianos, porque creo que hay un problema. Los colombianos más jóvenes no han visto actuar a Antanas Mockus en la vida pública. Germán Vargas Lleras es una persona pública y es conocido, Noemí Sanín también, en cierto sentido, todos, Santos, Petro. Mockus tiene una especie de paréntesis largo en la vida pública. Aquí se vuelve entonces interesante examinar qué es lo que él piensa para que la gente vote o no por él, pero sobre la base de saber lo que él piensa, no frente a un solo aspecto como es el de no robarse la plata que uno se encuentre encima de una mesa, sino frente a hechos claves en las decisiones del país.

Néstor Morales. ¿Un debate de fondo?

Jorge Enrique Robledo. En Colombia hace mucha falta un debate de fondo en política. ¿En política qué es la forma y qué es el contenido? El problema de la forma es fundamental y tiene que ver con la democracia, con no comprar los votos, con no hacer fraude en el E14, con no hacer clientelismo. Pero hay otro punto no menos importante. Una vez resulte electa la persona, sea por voto de opinión o por voto comprado, cómo decide, digamos, ya en calidad de congresista. Es un punto crucial. Aquí no podemos reducir el debate político solamente a una discusión entre clientelismo y voto de opinión. La forma tiene que ser parte del debate, pero hay otro aspecto no menos crucial: qué hace la persona una vez sale elegida. Yo puedo ser el del voto más honrado o el del voto menos honrado y siempre estará en cuestionamiento cómo voto los temas de fondo.

Daniel Coronell. Jorge Enrique Robledo alcanzó una de las votaciones más altas del país, buena parte de ella, la mayor parte de ella una votación de opinión, justamente por representar la defensa de la legalidad y de la decencia del Congreso. Fueron los debates que usted expuso sobre temas como Agro Ingreso Seguro, como las Zonas Francas, incluyendo la zona franca en la que tienen intereses Tomás y Jerónimo Uribe, los que convencieron a muchos electores, que no son doctrinarios del PDA, de acercarse a votar por usted.

Jorge Enrique Robledo. Pero también son conocidas mis posiciones frente al libre comercio, las privatizaciones, los temas de la minería, todo. Es decir, yo no he ocultado mi pensamiento detrás de mi honradez o de mi lucha contra la corrupción.

Néstor Morales. Usted está hablando de Mockus como si hubiera sido un desastre de alcalde.

Jorge Enrique Robledo. Sería interesante balancearlo. Pienso que fue un mal alcalde, un alcalde para la privatización. Pero ese no es el punto. No es tanto lo que yo piense, sino lo que los colombianos sepan. Es mi llamado a los colombianos que hoy están respaldando a Mockus. ¿Sabe la gente qué hizo Mockus en la Alcaldía?

Néstor Morales. Cambió a Bogotá.

Jorge Enrique Robledo. Eso es lo que no sé. Le doy este detalle: permitió que la Electrificadora se privatizara a menos precio y le dio el poder a la minoría de los accionistas. Es un debate por hacer.

Néstor Morales. ¿Usted vivió lo de Mockus, doctor Robledo?

Jorge Enrique Robledo. No, pero lo conozco.

Néstor Morales. Transformó a Bogotá.

Jorge Enrique Robledo. ¿Pero al fin quién la transformó, Peñalosa o Mockus, o quién? El debate hay que hacerlo.

Néstor. No quiero defender a Mockus porque no soy su vocero, no me interesa.

Jorge Enrique Robledo. Ni yo, porque tampoco me interesa. Simplemente estoy afirmando: Mockus debe aclararle al país qué piensa y los colombianos deben hacer esfuerzos por saber qué piensa, como Noemí, como Santos, como Vargas Lleras, como todos.

Anuncios