Buenas,

Oriol Segon, ciudadano español.

Soy fotógrafo y tengo credencial de prensa.

Actualmente me encuentro en Colombia.
Este 1 de mayo quise fotografiar el ambiente de la marcha del 1 de mayo, día del trabajo, en la ciudad de Bogotá.

Me mantuve siempre una distancia prudente de las masas de gentes que se manifestaban e iba debidamente acreditado con brazalete de prensa.

Al divisar una serie de policías golpeando a un presunto manifestante me dispuse a hacer algunas fotografías a una distancia prudente. Fue en ese momento cuando al menos cuatro policías se me echaron encima, me tiraron al suelo me dieron algunas patadas y golpes y uno de ellos me dio un fuerte golpe con el bastón policial de una forma premeditada en la cabeza que provocó una fuerte contusión. Reitero que iba acreditado de una forma muy visible con brazalete de prensa de color naranja fluorescente. La reacción policial fue absolutamente deliberada y desproporcionada.

Existe una fotografía que muestra de una forma evidente lo que sucedió. La adjunto.
A pesar de la contusión, tuve que salir por cuenta propia del lugar.

Fui a el hospital universitario san Ignacio de Universidad Javeriana de Bogotá donde me asistieron y me cosieron la contusión con al menos 10 puntos de sutura.

Declaro que una vez mas no se ha respetado la libertad de prensa en Colombia. Que hay cierta información que las fuerzas estatales se niegan en compartir. Que la policía colombiana atenta deliberadamente contra periodistas, fotógrafos o todos aquellos ciudadanos que brindan testimonio.

Desgraciadamente esto no es una novedad pero he querido compartir con ustedes ésta información.

CPDH

Anuncios