Tomado de estudiantescolombia.wordpress.com

En el marco de la conmemoración del Bicentenario de la independencia y a 92 años de la publicación del Manifiesto de Córdoba, Colombia, Latinoamérica y el Mundo cierran el capítulo del pésimo gobierno de Álvaro Uribe Vélez, para dar inicio al de Juan Manuel Santos, que si bien trae consigo la mudanza del personaje, no significa por ningún motivo un cambio político, porque continúa la preeminencia de la Seguridad que se ufana de Democrática, para mantener los intereses y privilegios de las elites minoritarias.

Hay algo singular, que no tiene nada de novedoso, en el proceso electoral que atravesó recientemente el país y se trata del despliegue e intervención de los medios de comunicación en la escena pública de los pasados comicios. No sólo influyó con la creciente popularidad del candidato Antanas Mockus como estrategia mediática, para legitimar el régimen democrático del Establecimiento, sino que a través de la falsa inclusión de un candidato “alternativo” y de los pobres debates presidenciales, generó ilusorios escenarios políticos, escenarios carentes de opinión pública real, donde no hubo compromisos y propuestas para resolver las problemáticas profundas del país, contrariedades como el conflicto social y armado por ejemplo se desplazaron o se abordaron como se ha venido haciendo siempre.

Justamente el panorama político del país que se celebró en dos vueltas electorales, como digno resultado de la “democracia más sólida” de América del Sur, tiene como telón de fondo las vísperas y el desarrollo de la fiesta del mundial de fútbol que, entre otras cosas, se celebra en uno de los países del África con altos índices de desigualdad. Ningún otro acontecimiento les hubiera ofrecido la ocasión perfecta para distraer y pacificar a las masas, que cuando de neutralizar se trata, las llaman ciudadanas. El despliegue, la cobertura y demás aparatos dispuestos por los medios de comunicación para el mundial es la herramienta más adecuada para sofocar los debates de opinión y revestir de un carácter más eufórico y patriotero la conmemoración del Bicentenario y el cambio de figura en el nuevo período presidencial.

Está visto que a la clase dirigente no le bastaron las miles de ejecuciones extrajudiciales (mal llamadas falsos positivos), la constante violación a los DDHH, los asesinatos de los líderes campesinos, estudiantiles, de las negritudes, trabajadores, indígenas, LGBT, mujeres, etc. La élite y su régimen necesitan más de lo mismo y es claro por la manera como funciona su sistema político, económico, social y cultural que requiere, para su subsistencia, de salarios indignos, de la tan aclamada innovación e inversión extranjera (conocida como confianza inversionista), de la miseria, la ignorancia y la guerra.

¿Cómo respondemos los estudiantes a esta realidad, la que nos bombardea con formas de terror para inmovilizarnos a través del miedo, la que nos especializa para saber sólo un poco y ojalá no saber nada de política, historia y arte?

Ahora y como siempre la unidad, y no la unidad para defender los intereses de menos del 10% de la población colombiana, se hace urgente, la tarea inaplazable de construir, como ya se ha venido haciendo, con organización, propuestas y participación política. Que se escuchen los gritos de inconformismo, que por los pasillos de los colegios y las universidades suene el pasar de las hojas plasmadas de ideas diferentes y acordes a las exigencias del medio ambiente, del pueblo colombiano y su momento histórico. Lo anterior con el fin de demostrar que fue la corrupción, el clientelismo y la ignorancia impuesta la que eligió al gobierno de paso.

En ningún momento fue la decisión de los colombianos y colombianas que han asumido y del mismo modo asumirán junto con más inconformes, el compromiso y el trabajo de la transformación política y social, que comprende la realidad y sus problemas, del lado de la historia de quienes no celebramos esta fiesta de sangre, quienes no queremos que se hunda el barco, y que pugnamos por definir otra ruta, que si bien no será perfecta dadas las condiciones del ser humano, si será más justa y coherente.

“Los dolores que quedan son las libertades que faltan”
(Manifiesto de Córdoba 21 de junio de 1918)

¡La lucha continua!

Estudiantes Organizados
Movimiento de Estudiantes de Universidades Privadas
21 de junio de 2010

Anuncios