CABILDO PROBLEMÁTICAS URBANAS – Marcha Patriótica y Cabildo Abierto por la Independencia

http://cabildourbano.blogspot.com/

Para afianzar y fortalecer la organización y la articulación al interior del movimiento popular, es necesario aclarar los referentes de lucha comunes entre los distintos sectores sociales que participan en la transformación de la sociedad y en la construcción de un nuevo gobierno. Para dicho efecto, reconocer los defectos, las irregularidades o los atropellos del régimen en cuestión no es suficiente para elaborar un modelo alternativo que solucione las contradicciones sociales y represente los intereses mayoritarios. Entender cuales son los mecanismos, los elementos internos y la lógica con la cual se rige el funcionamiento del sistema capitalista acorde a las particularidades propias de su desarrollo histórico en nuestro país, se constituye en un paso imperativo hacia la elaboración política de una vía alterna. Debemos hacer el ejercicio de analizar el modelo en sus diferentes esferas, desde lo económico pasando por el sistema político, la organización y la interacción social hasta las diferentes manifestaciones culturales en la ciudad. Si bien el espectro es sumamente amplio, y su magnitud nos impide elaborar un bosquejo analítico a profundidad, podemos señalar algunos de sus rasgos distintivos para observar su fisionomía general.

1. Vivienda, transporte y servicios públicos: Abordar el tema de la vivienda urbana, los servicios públicos y el transporte, reconociendo el papel de las organizaciones sociales en la construcción y elaboración de alternativas democráticas que respondan a las necesidades culturales, económicas, sociales y ambientales del pueblo colombiano, que hagan frente a los procesos de mercatilización de la vida que el Estado lleva a cabo con la privatización de los servicios públicos y el transporte, o con la implementación de programas de vivienda de interés social (VIS), que reproducen modelos de segregación espacial y exclusión social en beneficio de los especuladores y grandes propietarios de la tierra urbanizable, el sector financiero, la empresa privada y el sector de la construcción.

2. Ordenamiento territorial y problemática ambiental: Poner de manifiesto las reivindicaciones comunes que, desde las organizaciones sociales y ciudadanías emergentes, abordan temáticas vigentes y necesarias como lo son la reforma urbana y el derecho a la ciudad, entendiendo el Ordenamiento Territorial como el conjunto de normativas que traza el Estado para la regulación del suelo y la planificación del entorno urbano-rural, que se ha convertido en un instrumento de exclusión para satisfacer las necesidades e intereses de grandes poderes políticos y económicos, dentro de la lógica de consolidar el modelo de ciudades competitivas para el mercado, desconociendo las necesidades, sueños y aspiraciones de las personas y comunidades que la habitan.

3. Seguridad y control en la ciudad: Desarrollar los temas y los asuntos correspondientes a las problemáticas vinculadas al ejercicio represivo de la fuerza pública como de las organizaciones para institucionales que agreden a la población civil, provocan el desplazamiento forzado, señalan, estigmatizan y amenazan a lideres sociales y populares y criminalizan cualquier manifestación juvenil sin importar su índole. Algunos ejemplos podrían ser la militarización de las localidades o de los barrios de extracto popular, el reclutamiento forzado, la violencia, las amenazas y el control ejercido por el paramilitarismo, entre otros. Por otra parte, así como se abordaran cada una de estas problemáticas, también es necesario exponer las diferentes manifestaciones y acciones por parte de las comunidades en rechazo al terrorismo de estado y a la incursión del narco-paramilitarismo, por la defensa de la integridad física de sus habitantes y de su libre desenvolvimiento.

4. Participación social y política: Evidenciar los diversos mecanismos, espacios y estrategias de participación social y política que, independientemente de su reconocimiento institucional o no, pueden ser usados por comunidades, organizaciones y sectores sociales para incidir en las relaciones de poder y los procesos urbanos en curso, haciendo frente a actores estatales, para-estatales, empresas y monopolios que muchas veces, con intereses opuestos a los del pueblo, ocupan y distorsionan los espacios de participación. Ésta participación social y política de distintos sectores sociales y populares, su ejercicio libre y autónomo, y su accionar unitario y coordinado, es fundamental en la configuración alternativa de los territorios urbanos y su relación con el campo, respondiendo a los intereses reales de quienes los habitan.

Anuncios