El siguiente artículo se publica debido a la pertinencia frente a los nuevos hechos que acontecen con el cambio de gobierno. Pareciera que el Terrorismo de Estado sigue intacto a pesar de la supuesta desmovilización paramilitar. Además este tipo de artículos nunca se ven en los grandes medios de comunicación por la autocensura que aplican para no ir en contra de los intereses a los cuales responden. Ver: http://www.kaosenlared.net/noticia/coche-bomba-bogota-coletazos-uribismo-provincia

http://www.kaosenlared.com

El Gobierno adjudicó el atentado al Nogal a la guerrilla pero esta desmintió su autoría, pero igual que en el caso del ‘Collar Bomba’ el aparato desinformador del régimen sigue…Ahora nuevos indicios que inculpan al Estado…

El apartamento de Martha Lucia Ramírez fue asaltado por los militares
/Hoy ABP Colombia entrega como primicia a los lectores una noticia que en su día se ocultó a los medios de información y que la protagonista contó el día de elecciones a quienes departían con ella en el instante en que la radio informaba que había sido derrotada en lo que la prensa llama la Consulta Conservadora.

La característica de los ocho años de Uribe es que no ha pasado un día de estos dos largos periodos sin que salga a la luz por lo menos un escándalo de corrupción, de participación de pesados narcotraficantes, de paramilitares en el círculo mas cercano a Uribe, de crímenes; un gobierno que ante la inutilidad frente a la Guerrilla muestra asesinados a humildes pobladores como supuestos guerrilleros muertos en combate. Un presidente que fué elegido gracias a la coacción que ejercieron sobre la población los grupos paramiltares y que luego los legalizó.
Pasemos a los hechos. En agosto del 2002, Alvaro Uribe nombró como ministra de Defensa a Marta Lucía Ramírez; con ese nombramiento, élla, por motivos de seguridad se fué a vivir a un apartamento en el Club el Nogal.

La nueva ministra descubrió al llegar a su nuevo despacho que la corrupción campeaba en el Ministerio y en todas las dependencias militares, la ministra quiso investigar cada caso, creyendo que contaba con el respaldo del gobierno. No se daba cuenta la ministra que era parte del gobierno más corrupto y criminal de la historia de Colombia.

Un viernes 7 de febrero de 2003, seis meses después de nombrada, el Club el Nogal es destruido por una bomba.

Mientras los bomberos actuaban sofocando el incendio, los militares asaltaban y desocupaban el apartamento de la ministra de Defensa en donde se guardaban los archivos sobre los casos de corrupción que empezaba a descubrir.

Siete años después, derrotada en la Consulta conservadora cuenta a sus amigos sobre sus desventuras con el gobierno de Uribe y quien escribe esta nota, escucha de boca de la exministra el testimonio de su Valle de Lágrimas desconocido para la mayoría de los mortales del país del Sagrado Corazón.

En el Club el Nogal tenían el puesto de mando las AUC en donde diseñaban la página de Internet y allí se reunían con sus socios los que figuraban como ministros de Uribe, para citar uno de tantos: Fernando Londoño Hoyos.

El ‘autor’ material del atentado, como en un cuento de Gabriel García Márquez, desconocía que llevaba en su auto la carga explosiva que provocaría la destrucción del inmueble y que el gobierno adjudicó a las Fuerzas Guerrilleras quienes desmintieron su autoría, pero, igual que en el caso del ‘Collar Bomba’ el aparato desinformador del régimen sigue afirmando que fue la insurgencia la autora del atentado, cuando la insurgencia lo ha negado, y en el caso del collar bomba la misma fiscalía tuvo que reconocer que era de autoría de “bandas delincuenciales o paramilitares”…o sea… el mismo Estado.

Anuncios