Nathaly Martínez Ariza
El Espectador

Una reforma académica que se creó en 2008 y se comenzó a implementar en 2009 tendría a aproximadamente 40 alumnos de la Universidad Nacional en problemas para conseguir el grado de sus respectivas carreras. Así lo está advirtiendo un grupo de estudiantes que ya presentaron sus casos ante el rector del alma máter, Moises Wasserman, el pasado viernes durante una sesión del consejo académico.

Los alumnos argumentan no poder acceder a los créditos académicos exigidos por la Universidad para terminar el pregrado. Resulta que la reforma académica de 2008 abolió el plan curricular básico y lo cambió por el sistema de créditos, de tal forma que los alumnos obtienen en promedio tres créditos (o puntos) cada vez que aprueban una materia. De esa manera, al momento de sumar todos los puntos necesarios según la carrera pueden graduarse.

Los estudiantes que se quejan explican que el sistema electrónico con el que cuenta la Nacional para las matrículas les impide inscribir las materias obligatorias que les hacen falta, pues aparentemente ya cursaron todos los créditos.

Suang Moreno, coordinadora de Bienestar Universitario y representante académica de posgrados ante el consejo superior, cuenta que los casos han sido reportados en las facultades de Derecho, Economía y Fisioterapia. “Se trata de estudiantes que en general han mantenido un promedio superior a 4, como los alumnos Yachay Tolosa, con 4,5 en la carrera de economía, y Diego Jordán, quien también cursa economía con un promedio de 4,4”.

El Espectador consultó a la vicerrectora de la Nacional, Natalia Ruiz, quien contestó: “El problema que se generó con la reforma académica fue que los estudiantes no tuvieron la precaución con los créditos que tenían para terminar su carrera, y en algunos casos cursaron otro tipo de materias. Sin embargo, ya hay alumnos que están viendo materias sin matricularse extemporáneamente sin ningún costo para poderse graduar”.

Por su parte, los estudiantes insisten en que no ha habido solución para su problema y que la única respuesta de la Universidad ha sido sugerirles que pidan el reintegro, es decir que se retiren de la Nacional y vuelvan a ingresar para que el sistema electrónico les pueda dar nuevos créditos académicos. “Esto no nos parece, pues en nuestra hoja de vida quedaría que fuimos echados, así sea por una hora”, dice el estudiante Diego Jordán.

El pasado viernes, en el consejo académico se intentó abordar el asunto con el rector Wasserman, pero no se llegó a ningún acuerdo.

Anuncios