Magnicidio del caudillo Jorge Eliecer Gaitán (9 de Abril de 1948)

Deja un comentario


Los ociosos de la rancia oligarquía colombiana, en contubernio con la CIA, en plena cumbre panamericana se gesta el magnicidio del gigante de la oratoria y la política nacional.

Por: Jhon Jairo Salinas

Tres años después de ocurrido el mayor holocausto de la humanidad, las segunda guerra mundial. El 9 de Abril de 1948 la historia política en Colombia se parte en dos con el vil asesinato del prominente político Jorge Eliecer Gaitán, las llamas que en esos momentos en una calle céntrica de Bogotá sería el vaticinio del horrible infierno que le esperaría a Colombia.
Más

Reflexiones sobre la movilización nacional del 7 de abril

Deja un comentario


Por: Leonardo león

Ellos tienen los votos, nosotros la razón

Cientos de miles de ciudadanos se movilizaron el pasado 7 de abril por múltiples razones, en especial por el pliego nacional de FECODE y en oposición a la reforma a la educación superior, pero todas ellas se pueden resumir en que la gente marchó contra las políticas neoliberales del señor Juan Manuel Santos Calderón planteadas en el Plan Nacional de Desarrollo y sus “cinco locomotoras” que van hacia la continuación del atraso y el aumento de la riqueza de unos pocos.

Qué gran alegría saber que en lugares tan remotos como Leticia o en ciudades tan controladas por el paramilitarismo como Montería la gente venció el miedo y la apatía y se manifestó de diversas maneras, derrotando además la intención del gobierno nacional, por medio de la policía y el DAS, de criminalizar la movilización social en hechos tan claros como la declaración del organismo de seguridad de decir que habían intenciones de cometer actos terroristas en las marchas, o en las imágenes de Caracol Televisión y repetidas por medios como El Espectador, las cuales pretendían señalar estudiantes que “posiblemente” estaban drogados o que “tal vez” estaban tomando licor en las manifestaciones. Esto como una medida desesperada al no haber podido sabotear las protestas, ya que fue más el fuerte el convencimiento de la justeza de la causa que las ganas de caer en los actos provocadores del ESMAD. Más